I ♥ Chonis

Siempre he tenido una predilección especial por las chonis. Me ponen ¿Qué le voy a hacer si es cierto? Pues intentar tirármelas. Yo no se lo que tienen pero es que me dan un morbazo que no puedo con él. Y por si os lo estáis preguntando, no soy una de ellas.

Todo esto os lo cuento porque el día de Nochebuena salí un rato con Norber, un amigo mío, medio poki,  con el que me he acostado varias veces y que ahora tiene novia. Y sí, lo habéis adivinado, es una novia choni.

Quedamos en Torre Europa y cuando la vi podría decirse que mis bragas se dieron a la fuga. Venía con una mini falda ajustada, que le marcaba bien el culo, tan baja que dejaba al aire la goma de un tanga de hilo con estampado rosa de cebra. La camiseta corsé, corta en la tripa y con un escote imposible, iba a juego con el tanga. Te pones una choni al lado y parece que estás de safari. Las botas de pelo, los pendientes de aro retorneados en dorado, el piercing en el labio de arriba, el pelo liso y rubio platino, en contraste con las cejas finísimas y negras. No sé porque me gustan, pero joder si me gustan. Y ahí tenia a un magnífico ejemplar, pero claro, es la novia de Norber el poki, y no iba a liarla en Nochebuena.

Por suerte me había estado follando salvajemente a Kaos toda la tarde y pude reprimir los instintos violadores que me dieron cuando vi a Lara, que así se llama la choninovia. Un cubata, dos cubatas… Tres cubatas después, cuando Lara fue al baño y me escaqueé de acompañarla para no encontrarme cara a cara con la tentación, Norber me dijo que Lara había decidido regalarle por Papa Noël un trío y que yo era la elegida. Lo miré incrédula, esperando a que me dijese que era una broma. Pero cuando ella regresó y medio avergonzada me dijo que sí, poco me faltó para ponerme a dar saltos. En cuanto acepté, les faltó tiempo para salir del pub y me di cuenta de que la prisa de Norber se debía a que Lara no estaba muy convencida de todo esto y no quería que cambiase de opinión.

La parejita feliz lo tenía todo preparado: una habitación con cama king size reservada en el Holiday Inn, con un ramo de rosas, un vibrador descomunal, tres pares de esposas y dos juegos de lencería a lo Mamá Noel, rojos con pelito blanco (gorros incluidos). Me metí en el baño para cambiarme, pegando la oreja a la puerta pero no conseguí oir nada, así que me puse el tanga y el sujetador lo más rápido que pude y salí. Ella estaba sentada sobre las rodillas de él, besándolo despacio, ambos me miraron. Me sentí un poco estúpida, como interrumpiendo un momento íntimo.

Lara se levantó y cogió su conjunto para dirigirse al baño, pero yo la quería como estaba, así que la agarré de la muñeca.

-Norber es un cabrón, Lara. Deberíamos atarlo a la silla esa.

La idea pareció divertirla, sonrió y cogió una de las esposas. Esposamos una de sus manos a la silla y cada una de sus piernas a una de las patas, colocándolo de frente a la cama. Mientras Lara iba al mueble bar a por dos dosis de whisky, me senté sobre Norber y, echándole los brazos al rededor de su cuello y lamiéndole la oreja le susurré.

-Voy a follarme a tu novia.

Él metió su mano libre entre mis piernas y noté su erección apretando mi culo cuando me notó húmeda. Antes de que Lara se diese la vuelta me levanté, no quería cancelaciones de última hora.

Lara se bebió la botella de un solo sorbo y me tendió la otra. La abrí y la imité, tiré el botellín vacío a un lado y me fui acercando a ella despacio. Lara retrocedió un par de pasos antes de que pudiera acercarme a ella, con nuestros cuerpos completamente pegados, puse una de mis manos en su cintura y la otra en la nuca y comencé a besarla el cuello. Al principio la noté tensa, era como estar seduciendo a un palo de fregona, pero cuando fui subiendo hacia su oreja la niña se animó, y cómo. Me agarró del culo y empezó a buscar mi boca. Saboreé su lengua, sabía a tabaco y a chicle de fresa. Aproveché para sobarle las tetas, esas tetas de choni tan apretadas y subidas, tan duras mientras están dentro del sujetador que parecen operadas.

Norber estaba flipando y a lo suyo, diciéndonos cosas como “Oh joder, sí zorras, vamos”, pero en ese punto yo ya no lo escuchaba y creo que Lara tampoco.

A lo mío, fui llevando a Lara hacia el escritorio, en donde cogiéndola por el culo hice que se sentara. Fui subiendo su camiseta, acariciándola con las dos manos, agachándome para pasar mi lengua por su torso, meterla entre sus tetas, rozando mi cuerpo entre sus piernas. Le subí la falda, dejándosela enrollada en la cintura, justo bajo el piercing del ombligo. Cuando desnudas completamente a un choni se convierte en una persona normal, y no es eso lo que me pone. Ni siquiera llevaba medias, notaba sus piernas aún frías, corornadas por las botas de pelo, rodeándome con fuerza, su excitación… Y solo me miraba a mí. Cogiéndola de la barbilla la miré y empecé a rozarle el coño con la mano abierta, por encima del tanga. Como buena choni exageraba sus movimientos, sus gemidos… la boca entreabierta me invitaba a besarla y cogiéndola por la nuca sin dejar de frotarle el coño lo hice. Me apretó fuerte contra ella y metió la mano en mis tetas, noté un leve titubeo cuando lo hizo así que aparté su tanga y empecé a rozarle el clítoris. Lo tenía caliente e hinchado, empapado por su flujo.

Cogiéndome del pelo y haciéndose dueña de la situación, apartó mi cara de la suya y me dijo <<Vamos a la cama que quiero comerte el coño>>. Las primerizas en lo de la bisexualidad suelen dejarse hacer, pero Lara se había convertido en una tigresa con muchas ganas de experimentar. Al llegar a la cama me empujó dejandome tendida en ella y con un movimiento brusco me arrancó el tanga de Mamá Nöel. Me arrastré hacia arriba para apoyar la cabeza en la almohada, ella se arrastró sobre mi y cogiéndome de las manos comenzó a marcarme las tetas. Me las sacó del sujetador mientras yo, rodeándola con mis piernas notaba como su tanga me rozaba mientras su pelo caía por todo mi cuerpo. Me marcó y succinó con fuerza mis pezones, y fue bajando. Cuando se puso a cuatro patas y agachó la cabeza para empezar a darme lametones pude ver su culo en pompa, adornado por el tanga de cebra y me puse aún más cachonda. Miré a Norber que ya estaba pajeándose como un loco sin quitarnos ojo y empecé a sobarme las tetas para él.

Lara agarró el consolador y me lo clavó con fuerza, fue tan inesperado que me hizo daño y grité, ella me miro desde entre mis piernas y me sonrió succionándome el clítoris mientras lo encendía y comenzaba a meterlo y sacarlo. Dejándomelo todo lo dentro que pudo (y aún sobraba un buen trozo) me cerró las piernas y me dijo.

-Mira cómo tiene la polla mi novio, que no para de hablar y me está rayándo. Fóllatelo para que se calle antes de que acabe contigo.

Nunca os podréis imaginar el grado de vicio que había en su tono de voz. Me sacó el vibrador tan rápido como me lo había metido, yo me levanté y me senté sobre Norber, dándole la espalda. Noté como su polla me penetraba y comencé a botar. Lara se puso de rodillas entre nuestras piernas abiertas y mientras cogía los huevos de su novio apretándolos, lamía mi coño y su polla. Norber me agarró fuerte una teta y me dijo <<Eres nuestro juguetito puta>> y entonces se corrió dentro de mí, sin parar de follarme mientras Lara se comía su corrida y mi flujo, que resbalaban por entre sus tetas.

Cuando Norber se quedó sin fuelle, Lara me cogió de las manos y me puso frente a ella comenzando a besarme. Sus manos pringadas por la lefa de Norber pringaban todo mi cuerpo mientras me sobaba muy cerda. Cuando se cansó de besarme me agarró del cuello y me dijo <<Vamos perra, ahora que ya eres solo para mí ponte a cuatro patas sobre la cama>>. Cuando lo hice sacó un frasco de lubricante y empezó a huntar todo el consolador, mirándome. Se sentó en la cama, cerca de mi culo, mirando a su novio. Me dió un cachete fuerte, y escupiéndome en el ano noté como con pulso firme me metía el consolador descomunal vibrando al máximo. No lo hizo bruscamente, pero a pesar de mis gritos y gemidos no paró en ningún momento. Cuando no pudo metérmelo más, le dió un par de  vueltas, y cuando la miré, estaba metiéndose la otra punta del enorme vibrador por su culo, también a cuatro patas. Empezó a moverse con fuerza mientras nos dábamos por culo la una con la otra, notando su culo golpeando el mío.

<<Voy a correrme joder>> gritó. Yo también estaba a punto. Se levantó y quitándome con la brusquedad que la caracteriza el consolador encendido del culo. Me senté en la cama mirándola. Estaba desatando a Norber, cuando él se levantó lo tiró a la cama conmigo de un empujón.

<<Ahora tú vas a comerle el coño a Noe mientras yo te como el rabo y cuando estemos los tres a punto vamos a hacer la fiesta de la corrida. ¿Estamos?>> Me encantan las chicas así de dominantes. Obedecí, poniéndome de rodillas sobre la cara de Norber que estaba tumbado, agachándome para ayudar a Lara a mamársela. Pronto dijo que se iba a correr, yo estaba aguantándome y cada vez me costaba más.

Finalmente, la Teniente Choni nos dió las últimas órdenes. Ella se puso a cuatro paras mientras Norber le petaba el culo a lo bestia mientras yo, cabalgando en su espalda, me hacía un dedo. Nos corrimos los tres casi a la vez, fue una puta pasada.

Al terminar, nos metimos los tres en la cama, a mi me tocó en medio. Me quedé dormida con las manos de Lara en mis tetas y la de Norber entre mis piernas.

Ahora, ellos siguen juntos, pero desde el día 24 me la he vuelto a tirar dos veces. Una de ellas en una orgía con Norber y Kaos. Pero eso… dejémoslo para otro día.

¡Feliz Navidad!

, , ,

  1. #1 por Diario Travieso el 03/01/2011 - 12:01 AM

    Me gustan las chonis!

    bss

  2. #3 por entremildudas el 15/01/2011 - 10:28 AM

    Las Chulas siempren tienen un aquel, pasa lo mismo que con los Chulos, pero amiga mía, si no quieres acabar con dolor de cabeza no vayas a tener una conversación profunda postcoito, porque el nivel de subnormalidad es patente en la mayoría de ocasiones…..jajajaja No puedes pedirles más que sexo, sexo, y sólo sexo, sino decepcionan… En este relato, no sé porque mi bisexualidad ha acabado anulada con Norber, me ha encandado la parte de cómo lo follábais, en esa parte no me hubiera importado participar….jajaja

    Mil besos

    • #4 por Noehver el 15/01/2011 - 3:08 PM

      No seas malo con ellas ¬¬ crees que esa ropa interior (y exterior) tan petada que llevan deje que les llegue la sangre al cerebro??? jiji Claro que no :P
      En el momento poscoito no se yo si me ape conversacion profunda o repetir o dormir o largarme… casi las tres últimas :P
      Me alegro de que te haya gustado :) Ya les he enviado un relato a los de la revista que me has dicho, ahora me queda esperar a que me contesten…
      Besitos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: